Homenaje a la novia Rosita

Hoy os voy a contar la historia de la novia Rosita, una joven alegre y cariñosa, que le tocó vivir una época un tanto difícil, pero que a pesar de todo la alegría nunca la perdió.

Nació en un pueblo de la provincia de Córdoba,donde como en toda Andalucía había una gran tradición por el cante y la guitarra flamenca y ella como tantos andaluces cantaba muy bien ; en la época de su juventud entró a formar parte de una “Rondalla”  con otros jóvenes de su edad, donde, entre cantes, bailes, risas y alguna otra cosa,  la diversión estaba asegurada.

El grupo de la Rondalla con sus trajes de gala.

El grupo de la Rondalla con sus trajes de gala.

Roosita con gente del pueblo y su inseparable guitarra.

Rosita con gente del pueblo y su inseparable guitarra.

En este grupo de compañeros de afición, conoció a Antonio, se enamoraron y llegado el momento se casaron.

Los novios, muy guapos.

Los novios, muy guapos.

Nacieron sus tres hijos; pero un día Antonio se quedó sin trabajo, unos parientes le buscaron empleo en la mina de Río Tinto, pero a Rosa esa idea no le gustaba, ya que su padre había muerto, cuando ella tenía siete años de edad, de una enfermedad relacionada con su ocupación en la mina. Decidieron emigrar a Barcelona, pues ella, de soltera había probado suerte, junto con una amiga, en dicha ciudad, y sabía que allí había trabajo.

Rosa con su amiga por las calles de Barcelona.

Rosa con su amiga por las calles de Barcelona.

La pareja con sus tres hijos se instalaron en Santa Coloma, pueblo cercano a Barcelona, como tantos emigrantes de la época. Eran tiempos de solidaridad, y familiares y amigos les ayudaron en este tramite, para que todo fuera más fácil.

Ha través de una de sus hijas, Esther, compañera de trabajo y estudios, además de gran amiga ,conocí a su madre, Rosita, como ella la llamaba, y de verdad puedo asegurar que era una mujer todo bondad.

Yo en ese tiempo me trasladé a vivir a Barcelona, pero trabajaba y estudiaba en Santa Coloma, por consiguiente tenía un gran problema, no disponía de tiempo para poder ir a comer a casa, recuerdo que ella me ofreció su casa para que comiera en ella mientras durara el curso, ya que el traslado me cogió a mitad;, por eso siempre le estuve muy agradecida.

Hace unos meses nos dejó,  y se fue como manda la ley de la vida, lo hizo en silencio y en Paz.

Este texto, también quiere ser un homenaje a mi amiga Esther,que ha sentido un gran dolor con esta perdida. Ánimo Amiga.

No guardes cerradas las cajas
de alabastro de tu amor
y de tu ternura hasta
que hayan muerto tus amigos.
Colma sus vidas de dulzura.
Profiere palabras de
aliento y aprobación
mientras sus oídos puedan
escucharlas
y mientras sus corazones se
emocionen y sean así más felices.
Declárales antes de que se
vayan todo lo que pensabas
decir cuando hubieran partido.

Anónimo

Seguro que tú sí se las has dicho..

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s